Las pantallas dejarán de ser el hábitat natural del porno del futuro

Hemos de agradecer a los emprendedores españoles y al desarrollo de la tecnología móvil que el porno español empiece a ser una importante industria para el PIB del país. Es momento de aceptar y discutir con valentía un modelo de negocio con demanda universal, y cuyo desarrollo va muy ligado a la transformación cultural y digital de consumo. El porno puede que sea tan arcaico como la prostitución, pero a diferencia de esta, se nutre de la innovación. Su gran capacidad de adaptación nos obliga a especular sobre su futuro. En España la producción de porno ha alzanzado su madurez y quiere ser fundamental en un mercado de gran proyección. Para saber como afrontar su desarrollo, planteamos la cuestión que consideramos fundamental. ¿En qué medio va a residir la pornografía?

Se ha reducido la lejanía que nos permite hacer una lectura objectiva de las consecuencias reales de algunas cuestiones que planteó la democratización de internet. Pero paradójicamente el ritmo frenético e incesante de esta sociedad cambiante nos ha llevado a un inesperado miliario. Nos encontramos en una situación diferente, en la cual la máquina del tiempo que nos transportaba al futuro nos ha apeado en una estación imprecisa, utópica e incierta. Esperábamos dar respuesta a muchas preocupaciones que eran fundamentales tan sólo 10 años atrás, pero muchas de ellas se han quedado sin responder porque la predictibilidad nos ha trasladado a un nuevo escenario, y cuyos protagonistas, nosotros mismos, se han desvanecido para transformarse en seres de nuestra nueva realidad. Intentamos dar luz a todas estas cuestiones desde la angustia que nos provocaba la mirada al futuro, pero olvidamos que el futuro es inalcanzable.

Volvamos a nuestro pasado reciente para recordar como seguíamos reproduciendo lo analógico en el ciberespacio. Mientras que a día de hoy ahora es lo digital quien tiene entidad propia y quiere volverse analógico. Los escritores de papel publicaban blogs, mientras que hoy en días los bloggeros publican libros de papel. Pero nos remitiremos al porno como ejemplo paradigmático de la gran transformación que hemos vivido desde la aparición de la WWW.

¿Dónde reside y se propaga la pornografía si no es en internet? ¿Volverá al formato físico? Si afirmo que no es probable volveré a caer en el error de dislumbrar el futuro con los referentes del presente. ¿No es la reproducción fidedigna de las vivencias sexuales de la pantalla su máximo objetivo? ¿Se va a detener aquí? Por supuesto que no. El porno es infeliz en la pantalla. La materia será su próximo campo de batalla y veremos como la reproducción de carne artificial dará paso a un porno que convertirá el VR actual en ejemplo de obsolescencia programada. Al papel le llegó su hora. Al VHS también. Internet parece el lugar más apropiado para disfrutar de nuestras fantasías. La industria nunca creció tanto ni tuvo tanto alcance. Jamás se diversificó tanto ni influenció tanto a sus consumidores. Pero esto no puede terminar aquí porque el porno aspira a hacer realidad la fantasía, y no veo un escenario mejor que el nos brindarán la materia, puede que gracias a las granjas de células madre. El navegador es el indiscutible lugar del porno del presente, pero vive en el corredor de la muerte.

Evento sobre literatura 2.0

Ayer se celebró el primer evento BlogBook en Madrid. Para los que no pudieron asistir vamos a contar una breve crónica de todo. Antes de entrar ya pudimos saludarnos muchos de los autores fuera. Estuvimos hablando de todo un poco y calentando motores para lo bueno, que vendría después. Gracias a todos por asisitir, los que ya nos conocíamos y los que nos conocimos en el mismo evento. Y, por supuesto, al resto por leer esta pequeña y humilde reseña.

Después de confirmar nuestra asistencia, fuimos a un aula con proyectores, cámaras y sillones. El lugar donde se iba a desarrollar la charla sobre literatura moderna, creación literaria, derechos de autor y tecnologías 2.0. Allí mismo se hicieron las debidas presentaciones mientras saboreábamos un delicioso tinto Rioja. En total unos 60 asistentes que llenaban una sala que, por momentos, parecía haberse quedado pequeña. Tomaremos nota para próximas citas.

Hablemos de libros

Primeramente se habló de otros proyectos de los que trataremos en un futuro y de los que por el momento mejor mantener en secreto. Después me tocó a mí hablar de BlogBook, intentando dar una visión de cómo se ha gestado, en qué dirección puede ir y qué podemos hacer todos y cada uno de los autores. Agradezco desde aquí la cantidad de propuestas e ideas aportadas por la mayoría de participantes, así como el interés mostrado por muchos para ser parte activa del proyecto. Y como parte activa me refiero a temas más farragosos e incómodos que escribir un libro entre cien autores; ya sabes: administración, gestión de web, etcétera… Acabó la charla con una serie de preguntas que dieron pie a un interesante y acalorado debate:

  • ¿Qué es exactamente el libro electrónico?
  • ¿Hacia dónde van los derechos de autor?
  • ¿Es lícito consultar y descargar libros desde internet?
  • ¿Una biblioteca planetaria pública respetaría el copyright y el modelo de negocio del libro?
  • ¿Cómo se debe gestionar correctamente una biblioteca en internet?
  • ¿Ha llegado el libro electrónico para quedarse?
  • ¿Está el libro de papel en vías de extinción?
  • ¿Es Amazon el gran enemigo de la literatura?
  • ¿Para cuándo la llegada del papel electrónico?
  • ¿Le queda mucho por mejorar a la traducción automática?
  • ¿Edición o autoedición?
  • ¿Es posible un mercado de libros libres de derechos de autor?
  • ¿Puede escribirse literatura desde Twitter?
  • ¿Es Wikipedia una suerte de “negros” literarios de nuestra época?

Como viene siendo habitual cuando se trata de preguntas sesudas de este tipo, las respuestas llegaron en forma de más preguntas. En fín, que aquí tenemos otra excusa más para proponer nuevos eventos futuros.

Networking y un buen ágape

Finalmente, hubo el tan ansiado networking. Junto con sus cervezas, Coca-Colas, vinos, zumos, unas deliciosas tapas madrileñas (los huevos estrellados y las croquetas me dejaron sin palabras) que hicieron las delicias de los presentes. Todo ello en un ambiente distendido, muy familiar y sobre todo acogedor. La gente muy simpática, saludable, feliz y sobre todo, autores de nuestro proyecto.

Lo dicho, muchas gracias a todos por todo y ¡felicidades por haber colaborado! Os esperamos en próximos encuentros.

¿Quieres colaborar en la escritura de un libro?

El anonimato como una de las bellas artes

Hay quien asegura que el uso de seudónimos y la práctica del anonimato, en muchos casos, se debe al malestar de ciertos escritores ante la comercialización. O sencillamente se trata de un hábito para ocultarse desde un lado de la barrera en donde puedan lanzarse dardos políticos sin la posibilidad de ser vistos. Este último caso lo hemos visto en célebres grupos como el Comité Invisible francés o Wu Ming. Para nosotros, contrariamente, la práctica del anonimato no se trata de ninguna de las dos anteriores. Se trata más una la unión de fuerzas; esa unión del valor de las personas que hace que las cosas sean más factibles de llevar a cabo.

El gran libro grupal

Desde aquí te invitamos a formar parte de nuestro gran libro grupal. Un proyecto de escritura a cien (o mil) manos, libre de derechos de autor y totalmente gratuito. Un libro que se ajuste a la tradición literaria —o a ese juego de espejos de la falsificación literaria— sin salirse de los sinos y los temas más contemporáneos.

¿Quieres escribir un libro?

Para ello lo único que tienes que hacer es proponerlo aquí. Indica tu propuesta, la temática y si tienes compañeros de aventura o cualquier otra idea que se ajuste a nuestro concepto de escritura colaborativa. En una frase: tú aportas la idea y nosotros te ayudamos a desarrollarla. Somos un equipo de más de un centenar de escritores ávidos por colaborar en tu propuesta.

Blogbook: literatura más democrática

Por una literatura participativa

BlogBook es un proyecto colaborativo online concebido en 2006 y lanzado durante el año 2007 por un grupo de escritores. A medio camino entre el modelo de Wikipedia y la revolución digital que supuso la irrupción del libro electrónico, dicha colaboración se basa en la idea de compartir conocimientos entre una red de autores que, desde los primeros días, supera el centenar y que trata temas clave de nuestra actualidad y entorno como la tecnología, la política y la sociedad. Literatura 2.0 para lectores de hoy.

Publicar la edición de BlogBook responde al deseo de experimentar con las posibilidades que ofrecen los nuevos medios y formatos (desde los 140 caracteres de Twitter hasta los microrrelatos en SMS y las novelas publicadas en la blogosfera) a la literatura en una sociedad de la información distribuida, compartida y descentralizada. Esto es, cada uno de los autores aporta un capítulo propio formando así un engranaje de elementos independientes con la finalidad de alcanzar un todo vigorosamente orgánico. Un libro como suma de muchos; la literatura más democrática.

De Wikipedia a Kindle pasando por Google Books

En 2001 con Wikipedia se inicia el primer gran proyecto colaborativo. El mismo año llega Cybook, la primera tableta de lectura y Creative Commons reinventa los derechos de autor. Igual de relevante es el lanzamiento de Google Books. Pocos años después nace el Proyecto Gutenberg Europe y los dispositivos Sony Reader y Kindle. Y ese mismo 2006, año en el que aparece Kindle, llega el embrión de nuestra idea. El método BlogBook: puente hacia la escritura, edición y lectura moderna. Una nueva forma de ver los libros y el mundo editorial.

Referente de la literatura 2.0

Con el paso de los años —once desde que alguien propusiera la iniciativa en un blog—, BlogBook se ha convertido en un referente en cuanto a proyectos de creación literaria y libros digitales colaborativos. Más aún gracias a los acuerdos de patrocinio con grandes empresas del sector tecnológico. Y por la apuesta de llegar al gran público en un proyecto totalmente gratuito y que permite la lectura no solo en ebooks, sino también en cualquier dispositivo electrónico como el ordenador, las tabletas electrónicas y teléfonos móviles o smartphones. Por no hablar de videoconsolas y otros dispositivos…

Crear, intercambiar, colaborar, compartir

Por último y no menos importante. BlogBook pretende demostrar que los fundamentos colaborativos y el poder de las sinergias entre grupos de personas son necesarios para la sociedad del S.XXI. Era obligado el modelo de un libro electrónico como BlogBook y por ello hemos creado esta página web como foro de encuentro entre lectores, escritores y futuros colaboradores, así como semilla para que otros tomen el relevo en un futuro. Nuestra meta no es sólo la interacción de autores sino también incitar a los usuarios a intercambiar y a colaborar; el lector es parte activa del proyecto. Porque los libros digitales ya ocupan un lugar relevante junto a los libros impresos.

Un viaje, el que vamos a emprender en este libro de dominio público y libre acceso, basado en cientos de capítulos realizados por un centenar de autores que firman bajo un mismo nombre. Bienvenido pues a esta nueva aventura literaria. Al primer libro electrónico colaborativo. Bienvenido a Blogbook.